BASILICA SAN PIETRO IN VINCOLI

Dirección: Piazza San Pietro in Vincoli, 4A

Metro: Líneas B. Parada Colosseo o Parada Cavour

Horario: Todos los días de 08:30 a 12:00 y de 15:30 a 18:00

Casi escondida al final de una escalera a la que se accede desde Via Cavour y muy cerca del Coliseo de Roma, se encuentra la Basílica San Pietro in Vincoli. No te engañes, el que esté oculta, no significa que no haya gente, te darás cuenta rápidamente de la cantidad de turistas que como tú, también han encontrado esta joya.

San Pietro in Vincoli, es famosa por que en su interior se encuentra una de las esculturas más famosas de Miguel Angel, el Moises, una verdadera obra de arte.

HISTORIA DE SAN PIETRO

San Pietro in Vincoli (San Pedro encadenado), fue un encargo de la emperatriz Eudoxia en el Siglo V construida para que guardara las cadenas con las que estuvo encarcelado San Pedro en Jerusalén. Cuenta la leyenda que cuando Eudoxia ofreció las cadenas al papa León I y esté las juntó con las cadenas del encarcelamiento de San Pedro en Roma, las dos se unieron “milagrosamente”.

Acércate hasta el Altar Mayor para poder verlas, están guardadas dentro de una urna.

EL MOISES DE MIGUEL ANGEL

Ubicado casi en penumbra, el protagonista indiscutible de San Pietro in Vincoli, es la impresionante escultura del Moises de Miguel Angel.

Esta escultura realizada en mármol de carrara, formaba parte del proyecto que el papa Julio II había encargado a Miguel Angel. Se trataba de un gran monumento funerario formado por 50 estatuas, sin embargo el proyecto se fue reduciendo hasta tal punto que sólo quedó esta escultura.

Miguel Angel finalizó la obra en 1513 después de 8 años de trabajo, se dice que era la obra de la que más orgulloso se sentía, tanto, que según cuentan, cuando finalizó de tallar la escultura miró al Moises y golpeando la rodilla derecha de la escultura, le gritó “¿Por que no me hablas?, quien sabe si fue así o no, pero la marca es perfectamente visible.

Moises de Miguel Angel

La escultura representa a Moises con expresión de ira, llevando la tabla de los 10 mandamientos tras su regreso del Monte Sinai, los historiadores dicen que el rostro del Moises en realidad es un autorretrato del propio Miguel Angel.

A ambos lados del Moises, están las esculturas de Raquel y Lia, esposas de Jacob que representan la vida contemplativa y la vida activa, ambas esculturas las acabo Raffaele de Montelupo, un discípulo de Miguel Angel.

Los pequeños cuernos que tiene el Moises sobre la cabeza, representan el resplandor de su rostro, y se utilizaba de forma habitual en el Renacimiento, como las palabras “rayo” y “cuerno” eran muy similares en hebreo los artistas utilizaban los cuernos para simbolizar el rayo, que de otra manera sería muy difícil de realizar.

Para disfrutar de la escultura sin el agobio de los turistas, lo mejor es ir a primera hora de la mañana, pero no te pierdas esta visita, la escultura es una maravilla y está tan al alcance de la mano que parece increíble.

TOUR Y EXCURSIONES

Apúntate a alguna de estas excursiones y disfruta Roma de una forma diferente:

RESERVA AHORA HOTEL EN ROMA AL MEJOR PRECIO

 

Booking.com

Basilica San Pietro in Vincoli