¿Eres de mochila o de maleta?

No me diréis que el momento de hacer el equipaje cuando vamos a salir de viaje no es uno de esos momentos críticos.

Nosotros casi siempre viajamos con maleta, porque si, llevamos muchas cosas y en una mochila no nos cabe, pero aunque vayamos con maleta cada uno de nosotros lleva una mochila aparte, mochila que luego utilizamos durante nuestra estancia para movernos por las ciudades que visitamos.

Para este tipo de mochila, las que nosotros preferimos son las mochilas Napapijri, son ligeras, cómodas y no dan nada de calor, hemos tenido otras mochilas con las que acabas sudando como un pollo.

Estas mochilas las puedes encontrar de varios tamaños, colores y diseños.

Aunque si lo que estás buscando es comprar una buena mochila de viaje para llevar tu equipaje tendrás que tener en cuenta algunos puntos para que aciertes en tu elección a la primera.

Tamaño de la mochila

Lo primero a tener en cuenta es que el tamaño de la mochila se mide en volumen, es decir la capacidad en litros que tiene la mochila.

En el mercado encontrarás mochilas de diversos tamaños, en Decathlon por ejemplo las tienes divididas por volumen para que te sea más cómodo elegir.

Estructura y correas de la mochila

Para mi, es uno de los puntos clave porque te evitará dolores de espalda.

La mochila tiene que tener una estructura más o menos rígida que impida que cuando empieces a llenarla se deforme y el peso no esté distribuido de forma uniforme.

Las correas también son importantes, casi todas tienen correas o cintas que van a la cintura y al pecho para sujetar la mochila, que no se mueva y se mantenga estable y no caiga hacia abajo por el peso.

Mochileros

Mochilas con tejido transpirable

Para que no termines con la espalda empapada, las mejores son las mochilas que en la parte de atrás tiene un tejido transpirable, que te permitirá ir mucho más cómodo.

Bolsillos y compartimentos

Lo ideal es elegir una mochila que tenga varios bolsillos y compartimentos para que aquello no se convierta en un batiburrillo.

Por ejemplo que en la parte exterior tenga bolsillos para llevar botellas es comodísimo, o para colocar el paraguas, el chubasquero o cualquiera de las cosas que tengas que llevar más a mano.

Lo mismo en el interior, es mucho más fácil organizar el equipaje en una mochila si tiene varios bolsillos exteriores.

Cremallera con doble zipper

Parecerá una tontería pero si la mochila tiene una cremallera de un sólo enganche, no podrás poner un candado, y como la llevas en la espalda, es mucho más fácil que alguien la abra y te robe.

Por eso es preferible elegir una que tenga dos zippers para que puedas enganchar un candado y por lo menos disuadir al chorizo de turno.

Funda para lluvia

No olvides comprar, en el caso que no lo lleve incorporado una funda para cubrir tu mochila en el caso que llueva, por experiencia te digo que es incomodísimo llevar una mochila empapada de agua, además de que todo lo de dentro se te va a calar!!.

Accesos a la mochila

Si la mochila tiene varios accesos mejor que mejor, porque si no lo que pones abajo como haya que sacarlo es un caos, así que si tiene acceso superior e inferior te resultará más cómoda.

Comodidad

Por último y no por ello menos importante, la comodidad de la mochila es fundamental.

Pruébatela, ajústala y comprueba que no te molesta, que no te quede demasiado baja o demasiado alta, vamos que te resulta cómoda y que  se ajusta a lo que necesitas, porque la vas a llevar un montón de tiempo encima, así que más vale que no te moleste.

Espero que estos pequeños consejos te hayan sido útiles y te ayuden a elegir tu mochila de viaje perfecta.