Si te estás planteando unas vacaciones en un crucero transatlántico, es importante saber como elegir el mejor crucero, como se organizan, que incluye el precio y lo que te puedes encontrar antes de decidirte a elegir una u otra compañía de cruceros.

Como es un viaje en crucero

Los cruceros transatlánticos son viajes con una duración aproximada de una semana, dónde el barco se convierte en tu medio de transporte, tu restaurante y tu alojamiento, es dónde pasarás una gran parte del viaje, porque la estancia en el barco es una parte muy importante del viaje.

Por eso la compañía de crucero que elijas es muy importante, de los siete días que suele durar el viaje, uno suele ser de navegación completa, es decir ese día se navega y no se desembarca en todo el día.

El resto de los días, se navega durante la noche y al llegar el día se desembarca en la ciudad que marque el itinerario, se pasan una horas en la ciudad y se regresa al barco.

Los desayunos y las cenas se realizan en el barco y las comidas si sales del barco corren por cuenta del viajero.

2013_09_crucero_Sat_Nassau (162)
 

Para las horas que se pasan en el barco, siempre hay multitud de actividades, por las noches siempre hay algún espectáculo, después de la cena podrás ir a alguna de las discotecas o bares que tenga el barco o incluso al casino.

Durante el día, también se organizan actividades deportivas o concursos, todo pensado para que no te aburras en ningún momento.

Incluso, si hay alguna ciudad que no quieres visitar por el motivo que sea, puedes quedarte en el barco, más relajado que nadie, porque se queda prácticamente vacío.

Aspectos a tener en cuenta al contratar un crucero

Tipos de camarote

Los camarotes de los cruceros transatlánticos, no son grandes, vamos a empezar por ahí.

Hay varios tipos: interiores sin ningún tipo de luz exterior, esto son los más baratos, camarotes exteriores con ojo de buey o con un pequeño balcón o terraza y suites.

Para mi gusto los camarotes interiores o incluso los exteriores con ojo de buey me producen una cierta sensación de claustrofobia, pero eso es algo personal y además claro, depende del presupuesto.

En mi caso, que hicimos un crucero por las Islas Griegas, habíamos cogido un camarote exterior con ojo de buey sin saber muy bien como era, cuando lo vimos (éramos tres en el mismo camarote) nos pareció muy pequeño, y había una opción de upgrade, pagando una pequeña cantidad más podías acceder a una suite con balcón, la diferencia fue abismal y lo que pagamos de más no fue excesivo, sin embargo al contratar el viaje la diferencia era muy superior.

Así que una opción si no quieres pagar mucho más, es arriesgarte, aunque claro, puede ser que el crucero vaya lleno y no se ofrezca ese tipo de upgrade, tú decides.

Vuelos incluidos

Es un punto muy importante a tener en cuenta, y es que no todos los cruceros tienen el vuelo incluido.

Compruébalo y asegúrate que es así, para que puedas comparar entre diferentes compañías en igualdad de condiciones.

En el caso de los vuelos incluidos deben indicarte a que hora llegas a la ciudad de destino, teniendo en cuenta que a esta ciudad ya no vuelvas con tu crucero es importante saber si te dará tiempo a visitarla antes de tener que embarcar.

Asegúrate que podrás visitarla, esto es por experiencia propia, en mi caso no pude visitar Atenas.

 

2008 Atardecer en Dubrovnik

Comidas y bebidas

En los cruceros siempre hay varios restaurantes, unos se utilizan para desayunos, comidas y picoteos y otro suele ser específico para la cena, y normalmente todas las comidas están incluidas.

En el caso de la cena, tienes que saber que normalmente te sientan con más pasajeros, con los que la compañía entiende que puedes tener más cosas en común. Con esos pasajeros tendrás que cenar todos los días, aunque si ves que no estás a gusto puedes pedir que te cambien.

Con las bebidas, tienes que saber que no siempre se incluyen, hay que comprobarlo, a lo mejor incluyen bebidas en las comidas, pero no en los bares, o no bebidas alcohólicas, depende del crucero, asegúrate.

Idioma en el crucero

Aunque para algunos pueda no resultar un problema, para otros si. Si es tu caso, asegúrate de que en el crucero que has elegido se habla español.

Que no está incluido en el precio de un crucero (normalmente)

Puedes pensar que una vez que contratas un viaje en crucero no tendrás gastos adicionales, y siento decirte que no es así, los gastos que no están (normalmente) incluidos en un crucero son:

Tour y Excursiones

Al llegar al barco te informarán de todos los tour y excursiones que hay disponibles en cada una de las ciudades a visitar, y lo normal es que se paguen aparte.

Por supuesto no estás obligado a cogerlas, puedes ir por tu cuenta, siempre asegurándote de estar de vuelta a la hora indicada, porque en los cruceros la organización es importantísima, por la cantidad de gente que va a bordo.

Propinas

Generalmente es obligado el pago de propinas en casi todos los barcos, aunque la cantidad varía calcula que son aproximadamente unos 10€ por persona y día.

Tasas de embarque

La compañía de cruceros debe indicar claramente si en el precio están o no incluidas las tasas de embarque, es importante asegurarse de este punto.

Tasas de servicio

De forma adicional, se suele cobrar un % llamado tasas de servicio sobre algunos servicios o productos que se adquieren en el crucero, generalmente es del 15%.

Seguro de viaje

Pues como en casi todos los viajes, el seguro de viaje es algo adicional, que deberás contratar además del crucero. Puedes contratar el de la compañía o el que tú decidas.

Por lo demás un viaje en crucero, es una experiencia única y diferente, a algunos les encanta y repiten todos los años y para otros es la de “una y no más Santo Tomás”, y ¿para ti?