Siempre viene bien romper de vez en cuando la rutina, hacernos una escapada de fin de semana y desconectar de todo.

A mí, esas escapadas me recargan las pilas siempre por eso siempre que podemos aprovechamos y nos hacemos un pequeño viajecito de fin de semana.

Aquí tenéis algunas ideas, han sido las últimas escapadas y la verdad es que todas han merecido la pena.

También podéis echarle un ojo a la web de escapadas para desconectar un fin de semana para encontrar ofertas especiales para viajes de pocos días.

Tres días en Roma

Roma es una ciudad que no se puede visitar una sola vez porque tiene tanto que parece que siempre falta tiempo.

Si no la conoces, un fin de semana largo es perfecto para una primera toma de contacto.

La época ideal para ir a Roma para mi es la primavera, cuando hace buen tiempo pero no demasiado calor, así podrás disfrutar al máximo la ciudad.

Hay un mucho que ver y hacer en Roma, la Fontana de Trevi, el Coliseo, la Piazza Spagna, la preciosa Piazza Navona, San Pietro in Vincoli o El Vaticano.

IMG_0987
Y por supuesto disfrutar de sus restaurantes y terrazas o pasear por sus calles.

Echale un vistazo a nuestro post de Roma en tres días, una completa guía para aprovechar tu tiempo en una ciudad maravillosa.

Un fin de semana en un balneario

No hay mejor forma de relajarse que dedicarse a uno mismo durante un fin de semana en un balneario.

Olvídate de las prisas, piensa sólo en descansar y en disfrutar.

Para mí es una escapada casi “obligada” por lo menos una vez al año desde hace ya bastante tiempo.

Planes-para-Navidad-1
Además de disfrutar de las aguas termales del Balneario y darte algún masaje que otro, según la zona que hayas elegido puedes combinar tu escapada con una visita a unas bodegas por ejemplo, o con algún capricho gastronómico.

Le puedes echar un vistazo a los balnearios de Castilla Termal, tienen cuatro en total y todos están genial.

Escapada a Marrakech

Parece increíble que un lugar que está a 2 horas de Madrid en avión pueda ser tan diferente, un mundo completamente distinto al que estamos acostumbrados.

Alojarte en la Medina en uno de los muchos Riad que hay repartidos por la zona, perderte por las cientos de callejuelas y puestos del Zoco o pasar una divertida noche con cena y música en directo en el local de moda de la ciudad, el Palais Jad Mahal (imprescindible reservar mesa) son algunas de las cosas que puedes disfrutar en Marrakech.

Marrakech 2007
Te recomiendo contratar una visita guiada por el Norte de la Medina para descubrir lugares que de otra forma casi sería imposible conocer y si tienes más tiempo una excursión al desierto seguro que te encantará.

Unos días en San Sebastián

Para mí es una de las ciudades más bonitas de España, si no la conoces, no esperes más porque es preciosa.

Recorrer el casco viejo, pasear por La Concha, admirar las vistas desde el Monte Igueldo o maravillarte ante las salvajes esculturas del Peine del Viento de Chillida.

Peine del Viento (V)
Por supuesto no puedes irte sin salir de pintxos, probar la riquísima tortilla de bacalao o deleitarte con una riquísima txuleta.

Descubre Oporto

No conozco a nadie que Oporto le deje indiferente, o te encanta o no te gusta nada, yo soy de las primeras.

Me encantó esta ciudad, con su aire decadente y romántico, cuya época de gloria parece que pasó ya hace años.

Oporto
Pero, aún así es irresistible, las vistas desde Vilanova de Gaia, pasear por la popular zona de la Ribera o visitar la famosísima librería Lello & Irmao.

Si tienes más días, puedes aprovechar para conocer algunos de los pueblos más bonitos del Norte de Portugal.